¿Es seguro salir a comer? Debe saber lo siguiente.

Los restaurantes en todo el país están reabriendo y algunos trabajan al 50 por ciento de su capacidad. Pero antes de que se apresure a salir, recuerde que la apertura de algunos negocios no significa que el COVID-19 ha desaparecido o que es menos peligroso que hace algunos meses.

Si bien los gobiernos locales en todo EE. UU. están reabriendo gradualmente, siguen vigentes las recomendaciones de mantener el distanciamiento social, usar máscaras faciales en público y tomar otras medidas preventivas. Si planea arriesgarse a salir, los siguientes consejos pueden ayudarle a garantizar su seguridad.

En primer lugar, evalúe su riesgo

Ante todo, es importante considerar si debería salir o no. Los siguientes son algunos factores a tener en cuenta:

  • Su edad: las personas mayores (de más de 65 años) corren mayor riesgo de desarrollar casos más graves de COVID-19 y complicaciones relacionadas.

  • Su salud en general: si tiene afecciones subyacentes, como enfermedad pulmonar, diabetes, enfermedades cardíacas, obesidad o un sistema inmunitario deficiente, contagiarse de COVID-19 puede ser particularmente peligroso.

  • Su comunidad: ¿qué tan propagada está la enfermedad en el lugar donde vive? ¿Los casos van en aumento o disminuyen?

Haga una investigación previa

Antes de salir a comer, vale la pena investigar un poco. Busque en Internet o llame al restaurante para hacer algunas preguntas simples: ¿Qué cambios han implementado en los protocolos de limpieza y desinfección? ¿Hay mesas al aire libre? ¿Qué distancia hay entre las mesas? ¿Los miembros del personal usan elementos de protección facial y toman medidas para garantizar la higiene adecuada?

Vaya preparado al restaurante. Lleve desinfectante para manos y un paquete de toallitas desinfectantes. Y, por supuesto, use una cubierta facial de tela.

Limite los puntos de contacto

Para limitar el contacto con superficies que otras personas hayan tocado, solicite paquetes o recipientes individuales para condimentos. Evite la manipulación de menús reutilizables a menos que se desinfecten luego de cada uso; las mejores prácticas son el uso de pizarras en la pared o impresiones de un solo uso.

Lávese las manos

Antes de que le traigan la comida, vaya al baño y lávese muy bien las manos con agua y jabón durante 20 segundos. Si la fila para ingresar al baño es demasiado larga o las instalaciones no están abastecidas adecuadamente, use un desinfectante para manos que contenga al menos 60 % de alcohol.

Cuando le traen la comida

Según Harris, las personas propagan más partículas que pueden transmitir el virus al hablar que al comer y beber. Por lo tanto, use la máscara hasta que le traigan la comida o bebida y luego guarde la máscara en un lugar limpio. No la deje en la mesa, en la silla u otras superficies compartidas.

No baje la guardia hasta el final

Mientras más tiempo permanezca en espacios reducidos con personas fuera de su entorno, mayores serán las posibilidades de transmisión del COVID-19. Al momento de pagar la cuenta, pregunte sobre las opciones de pago sin contacto. Deje el dinero en efectivo o la tarjea de crédito en una bandeja para evitar el contacto directo y lleve su propio bolígrafo para firmar la cuenta.

Comer afuera es un lujo que muchos de nosotros no hemos experimentado durante un tiempo. Si bien hacerlo inevitablemente relaja algunas medidas de distanciamiento social, asegúrese de poner en práctica sus técnicas de prevención adonde vaya.