¿Está cuidando de un paciente con COVID-19 en su casa?
Prepare una habitación utilizando estos 10 consejos.

La mayoría de las personas con casos confirmados o sospechados de COVID-19 tienen apenas síntomas leves, que no requieren hospitalización. Eso significa que si el COVID-19 lo afecta a usted o a alguien cercano, hay grandes posibilidades de que usted, y quienquiera que lo tenga, puedan cuidarse desde su casa.

Aun así, el coronavirus es muy contagioso. Por eso, es importante que cualquiera que tenga síntomas mantenga una distancia segura de otros miembros del hogar.

Blue Cross® Blue Shield® of Arizona (BCBSAZ) está aquí para cuidar su salud. Esto incluye cuando no se siente bien y necesita quedarse en casa, ya sea a causa del COVID-19 o cualquier enfermedad contagiosa que no sea de emergencia. Los siguientes consejos lo ayudarán a crear un espacio para favorecer la recuperación al mismo tiempo que protege a otros miembros de la familia.

  • Aísle al paciente. La habitación para enfermos debe estar en una habitación o una parte separada de su casa, que esté lo más lejos posible de otras personas. El paciente debe usar cobertura facial o una máscara si en algún momento necesita estar cerca de otros miembros del hogar (por ejemplo, cuando va al baño).

  • Asigne un baño exclusivo. Si hay más de un baño en la casa, deje que el paciente sea la única persona que use uno de los baños. Si hay solo un baño, limpie todas las superficies a fondo cada vez que el paciente lo use.

  • Elija un único cuidador. Si es posible, solo una persona debe entrar y salir de la habitación del enfermo para atender al paciente.

  • Use una mascarilla. El cuidador debe usar vestimenta o equipos de protección cuando entre y salga de la habitación del enfermo. Si no tiene máscaras y guantes de uso médico, improvise con una bufanda, con la que debe cubrirse la boca y la nariz, y use cualquier tipo de guantes. Asegúrese de lavarlos después de cada visita.

  • Limpie, limpie, limpie. Desinfecte con frecuencia todas las superficies de “alto contacto” en la habitación del enfermo y el baño del paciente. Vacíe el cesto de la basura en forma periódica. Recuerde usar una mascarilla y guantes mientras limpia y lávese bien las manos cuando haya terminado.

  • Ventile el ambiente. Mantenga la circulación de aire limpio y fresco en la habitación del paciente, abriendo una ventana o usando un ventilador si la habitación no tiene ventana.

  • Lave la ropa. Lave las sábanas y toallas en forma periódica. Esto brindará más comodidad al paciente y ayudará a eliminar los gérmenes en la habitación del enfermo y a su alrededor.

  • Establezca un servicio de entrega de alimentos. El cuidador debe llevar las comidas a la habitación del enfermo en lugar de que el paciente coma con el resto de los miembros del hogar.

  • No permita visitantes. Solo el cuidador designado debe tener contacto personal con el paciente mientras esté enfermo. Avise a los familiares y amigos que pueden comunicarse por teléfono, video o correo electrónico. O bien, use la creatividad y haga que quienes quieran desearle al paciente una pronta mejoría lo saluden desde afuera de la ventana, si la habitación del enfermo está en la planta baja.

  • Equipe al paciente. Reúna todas las cosas que el paciente necesitará para mantenerse conectado y entretenido mientras esté aislado. Libros, revistas, una computadora, un teléfono celular, el control remoto de la TV, insumos para escribir y otras cosas. Pregúntese qué querría tener usted a mano si estuviera en el lugar del paciente.

Cuándo cerrar la habitación del paciente.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han publicado las siguientes pautas para determinar cuándo una persona con COVID-19 confirmado o sospechado puede abandonar el aislamiento en el hogar. Un paciente solo debe abandonar una habitación de enfermo cuando ya no sea capaz de contagiar.

  • Sin una prueba que confirme la desaparición del COVID-19, el paciente puede abandonar la habitación de enfermo cuando:
    • No haya tenido fiebre ni usado medicamentos para bajar la fiebre por 72 horas;
    • hayan mejorado otros síntomas y
    • hayan transcurrido al menos siete días desde la aparición de los primeros síntomas.

  • Con una prueba que confirme la desaparición del COVID-19, el paciente puede abandonar la habitación de enfermo cuando:
    • No tenga fiebre ni use medicamentos para bajar la fiebre;
    • hayan mejorado otros síntomas y
    • obtenga un resultado negativo en dos pruebas de COVID-19, realizadas con una separación de 24 horas.