¿De vuelta al trabajo? Aquí le mostramos cómo protegerse del COVID-19

A medida que los estados vuelven a abrir, millones de empleados de tiendas minoristas, restaurantes y otras personas que trabajan en contacto con clientes están regresando a sus puestos de trabajo.

Si bien trabajar puede ser un alivio para algunos, muchos están preocupados por la exposición al COVID-19.

Para ayudar a proteger a los clientes y al personal que regresa contra la infección por COVID-19, las empresas de todo el país están adoptando nuevas medidas de seguridad, como aumentar la limpieza y fomentar el distanciamiento social. Algunas, incluso, están cambiando la forma de conducir su negocio. Por ejemplo, están modificando el horario de atención para limitar la interacción cara a cara con el público u ofrecen opciones en línea, de recolección y entrega.

Afortunadamente, hay medidas que los empleados pueden tomar para ayudar a proteger su propio bienestar, así como el de su familia, compañeros de trabajo y clientes. Esto es lo que debe saber.

Cómo reducir su riesgo en el trabajo

Para protegerse contra el COVID-19, lo más importante que puede hacer cualquier empleado es seguir los procedimientos de su lugar de trabajo. Estas reglas pueden afectar todo, desde las responsabilidades del trabajador hasta la disposición de las instalaciones. Pueden incluir medidas de precaución tales como controles de salud diarios y monitoreo de temperatura, o alguna capacitación especial en seguridad. También podrían cambiar a medida que evoluciona la pandemia —incluso de un día para otro—.

Más allá de cumplir con las reglas de la compañía, los trabajadores pueden tomar precauciones personales para detener la propagación del COVID-19, incluidas las siguientes:

  • Quédese en su casa si está enfermo. Si usted o alguien en su hogar tiene síntomas de COVID-19, informe a su supervisor y no vaya a su lugar de trabajo. En cambio, tome medidas para aislarse y llame a su doctor o médico de atención primaria para recibir asesoramiento.

    Si usted o un miembro de su familia obtienen un resultado positivo, informe a un gerente su diagnóstico y pregunte sobre la política de licencia por enfermedad de la compañía. Muchas empresas han cambiado sus reglas para ayudar a los trabajadores y sus seres queridos durante la pandemia.

  • Lávese las manos. Mantener sus manos limpias es vital si su trabajo implica estar en contacto con el público. Frótese las manos con agua y jabón o con un desinfectante que contenga al menos un 60 % de etanol o alcohol etílico hasta que estén secas. Si en su trabajo debe manipular alimentos, lávese las manos antes y después de hacerlo. También lávese las manos en los siguientes casos:

    • Antes y después de turnos y descansos.
    • Siempre que maneje pagos o mercadería.
    • Después de usar el baño.
    • Antes y después de manipular su cubierta facial.
    • Si tose, estornuda o se suena la nariz.

    Recuerde no tocarse los ojos, la nariz o la boca a menos que se haya lavado las manos.

  • Mantenga el distanciamiento social. Aunque a veces puede ser difícil, intente permanecer a 6 pies de sus compañeros de trabajo y clientes siempre que sea posible. Su empleador, probablemente, habrá tomado algunas medidas para reforzar el distanciamiento, como aumentar el espacio entre las estaciones de trabajo, mesas y exhibidores de mercancías, o colocar letreros en las instalaciones o marcadores en el piso. Incluso es posible que hayan instalado barreras de plástico, o que hayan cerrado por completo ciertas áreas comunes.

  • Use una mascarilla. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) recomiendan que todas las personas usen una cubierta facial en espacios públicos donde el distanciamiento social implica un desafío. Su empleador puede exigir que use una mascarilla u otro equipo de protección personal, como un protector facial o guantes.

  • Minimice el contacto con objetos. Trate de reducir el contacto con mercadería, dinero efectivo y tarjetas de crédito. Solicite a los clientes que usen métodos de pago móviles, o que coloquen el medio de pago sobre una superficie en lugar de entregárselo directamente. Limite el uso de equipo de trabajo comunitario, si es posible.

  • Limpie con frecuencia. Es posible que en su lugar de trabajo se realicen tareas de limpieza con más frecuencia y más minuciosamente, pero sigue siendo una buena idea limpiar las cosas que toca con frecuencia, incluidas cajas registradoras, teclados, estaciones de trabajo, teléfonos, mostradores y manijas.

Este contenido se publicó originalmente en Sharecare.com.